De vez en cuando siento la necesidad de escribir. Nunca pensé que tendría gran talento, pero me relaja. Toda esa energía que se acumula, escribiendo se va. Me siento más tranquila. A veces, hasta los pensamientos malos se van. Me dejan.

Quería hacer la carrera de periodista, pero al fin y al cabo me quedé con lenguas extranjeras. Español y alemán. Bueno, no es que eso del periodismo esté del todo abandonado, nunca se sabe donde te deja la vida. O mejor dicho, te lleva. Sí, mucho mejor dicho.

Después de la primera semana de cursos, admito haberme sentido decepcionada. Pensé que no me llevaría a ninguna parte esta especialización, a todos nos resultaba difícil el cambio del instituto a la facultad y sin embargo los demás parecían (o me parecían a mí por lo menos) tener algo de esperanza en que habían elegido lo mejor para ellos. Yo en cambio, no.

Debo admitir que ahora las cosas no me parecen tan negras. Por lo menos hubo un profesor, uno solo, que quiso informarnos acerca de nuestras posibilidades en el futuro, al acabar lenguas extranjeras. Sehr gut! Támpoco puede ser tan mal. Y de todos modos me gusta lo que… hago. A lo largo del tiempo, ¿quién sabe lo que llegaré a hacer? 😀

He de ser más optimista. ¡Y lo seré!

Anunțuri

Lasă un răspuns

Completează mai jos detaliile tale sau dă clic pe un icon pentru a te autentifica:

Logo WordPress.com

Comentezi folosind contul tău WordPress.com. Dezautentificare / Schimbă )

Poză Twitter

Comentezi folosind contul tău Twitter. Dezautentificare / Schimbă )

Fotografie Facebook

Comentezi folosind contul tău Facebook. Dezautentificare / Schimbă )

Fotografie Google+

Comentezi folosind contul tău Google+. Dezautentificare / Schimbă )

Conectare la %s